Carnaval Artesanal de Monte Caseros

El Carnaval de Monte Caseros, en la provincia de Corrientes, conjuga historia, brillo,glamour, alegría, entretenimiento pero, fundamentalmente, reivindicación de valores nativos. Todo el pueblo está involucrado con el carnaval, nadie está dispuesto a quedarse afuerade la fiesta. Año tras año, en los meses de enero y febrero, las calles se visten de gala, y
el espíritu carnestolendo se respira en el aire, cada habitante cumple su rol dentro de la estructura, y cada eslabón es fundamental para que la puesta en escena final sea descollante. Es el evento más importante de la localidad y las comparsas se preparan, prácticamente, todo el año para desplegar su esplendor en el corsódromo para el disfrute
de sus simpatizantes y del público que los visita desde todo el país y países limítrofes.

Monte Caseros es carnaval y miles de turistas quieren parte de la fiesta


El apoyo logístico y de inversión en infraestructura que realiza la municipalidad es primordial para crear un escenario acorde a la importancia que merece tamaño espectáculo. La voluntad política de parte del Ejecutivo, seguramente con el acompañamiento del Concejo Municipal, pero el trabajo y esfuerzo de todos los integrantes y sus familias, y de los comercios locales son fundamentales para que Monte Caseros vibre todos los años al ritmo del Carnaval.
Este Año la Organización general está a cargo de la Empresa ALMA producciones y de esta manera, buscando todas las alternativas, con un trabajo constante, buscan hacer crecer aún más esta festividad, una de las más importantes de la provincia y del país. Las fechas para la celebración son el 20 y 27 de enero, y el 3, 9 y 10 de febrero.
Mientras que en todo Corrientes es carnaval, en Monte Caseros se vive el lujoso Carnaval Artesanal con la fusión de ritmos que tiene esta zona de fronteras abiertas a Uruguay y Brasil, que coronan largos meses de trabajo y preparación de bailarines y samberos de las siete comparsas que posee: Orfeo, Carún Berá, Unasam, Orfeíto, Ilusiones, Grupo Alegría y Carumberacitos. 
Esto, sin olvidar el arduo trabajo de los carroceros, que arman con esmero increíbles carrozas alegóricas, ni el ritmo que semana a semana y durante meses se escucha afinarse bajo la atenta vigilancia de los músicos. 
De esta manera, miles de turistas desde diferentes puntos año a año llegan para celebrar una festividad que reúne en el corsódromo a más de veinte mil espectadores, que disfrutan la frenética y contagiosa alegría de figuras, pasistas y samberos.
Color, música y bullicio se adueñan de la avenida; mientras millones de mostacillas, piedras, canutillos, lentejuelas y plumas se mueven sobre los bronceados y contorneados cuerpos al ritmo frenético del carnaval. 
Considerado el carnaval más lujoso del país, por su trabajo artesanal y colorido, esta fiesta concebida desde el corazón de los casereños ya lleva más de medio siglo de historia.